Ruiz-Mateos realizará en mayo una propuesta a titulares de pagarés

El fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, ha vuelto a pedir “calma y sosiego” a los inversores particulares que tienen pagarés del grupo, porque durante el mes de mayo les planteará una propuesta “con objeto de dar solución a la situación actual“. “Moralmente no puedo defraudar ni traicionar la confianza que han depositado en mi persona a través del grupo empresarial que represento”, indica el empresario andaluz en un comunicado.”Les pido calma y sosiego, ya que el próximo mes de mayo les anuncio que habrá soluciones concretas que esperamos sean de su plena satisfacción”, remarca.

Los afectados por la situación de Nueva Rumasaconfiaron en productos financieros que ofrecían una retribución muy por encima del mercado. Se trata, aunque la familía Ruiz Mateos no ha querido dar datos, de unos 5.000 ahorradores que en su día invirtieron 140 millones. Ahora, las principales empresas de Nueva Rumasa se han acogido a la situación preconcursal, que permite a compañías en dificultades negociar durante cuatro meses con sus acreedores para evitar entrar en concurso de acreedores (la antigua suspensión de pagos).

Hasta ahora los ahorradores han cobrado sus intereses, pero si finalmente se llega al concurso de acreedores serán los últimos en la cola. Gran parte de la deuda bancaria, de 700 millones, está garantizada con hipotecas sobre propiedades de sus empresas. Clesa, Dhul, Carcesa, Hibramer y Cacaolat tienen hipotecas de 240 millones como garantía de préstamos cuyo grueso concedió el Santander. Cajasur y Cajasol han ejecutado dos propiedades, y los jueces han decretado el embargo de varias fincas. Además, Hacienda, el Fondo de Garantía Salarial y la Seguridad Social (45 millones de deuda) también cobrarían antes: son acreedores preferentes. Solo al final llegaría el turno de los ahorradores.

Dhul declara pérdidas de 16 millones de euros en 2010

La última empresa que ha hecho pública su situación ha sido la de Dhul, que ha declarado pérdidas de 16 millones de euros -correspondientes al ejercicio 2010- y un pasivo total de 150,8 millones de euros, según la documentación presentada por la empresa ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada y recogida por Iure Abogados. Según la contabilidad a 31 de diciembre de 2010, Dhul tenía un activo corriente de 55 millones de euros y un activo no corriente (patrimonio no líquido) de 149,1 millones de euros. El pasivo corriente (a pagar en un plazo igual o inferior a un año) era de 47,03 millones de euros y el pasivo no corriente (sin saldar dentro del ejercicio) de 91,69 millones de euros.

Los principales acreedores de la compañía propiedad de la familia Ruiz-Mateos son las entidades financieras, a las que debe 77 millones de euros, seguidas de los proveedores (52,5 millones de euros), las Administraciones públicas como la Seguridad Social (9,8 millones de euros) y los suscriptores de pagarés (7,1 millones de euros).

Por otro lado, los acreedores aún tienen hasta el próximo 30 de abril para comunicar sus créditos al juzgado para la elaboración del informe patrimonial definitivo por parte de la administración concursal, por lo que las cifras presentadas por la compañía podrían variar.

Fuente: El País