Nueva Rumasa afronta el embargo de siete fincas mientras adelgaza su holding

El Juzgado de Primera Instancia n√ļmero 57 de Madrid ha ordenado el embargo preventivo de siete fincas propiedad de Nueva Rumasa solicitado por Inversiones Insulares Rad√≥, sociedad de la familia¬†Rad√≥, en el marco de una demanda contra los¬†Ruiz-Mateos por impago en una operaci√≥n de venta de hoteles.

A trav√©s del auto, al que tuvo acceso¬†Europa Press, la juez requiere a Nueva Rumasa que abone al acreedor 1,2 millones de euros (910.573 euros en concepto de principal, 20.385 euros por gastos y 279.287 euros en concepto de intereses de demora) y ordena el “inmediato embargo preventivo de los bienes del deudor, por las cantidades expresadas, por si no se atendiera al requerimiento”.

En concreto, se decreta el embargo de cuatro fincas propiedad del Grupo Dhul, dos de Clesa y una cuya mitad pro indivisa es propiedad de Alfonso Ruiz-Mateos Rivero. Las fincas están radicadas en San Roque (Cádiz), Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Alicante, Valverde de la Virgen (León), Jaén y en los municipios valencianos de Aldaya y Picanya.

Seg√ļn informaron a Europa Press en fuentes judiciales, se trata de un procedimiento judicial cambiario, no declarativo, que implica ordenar el embargo solicitado por la parte demandante en funci√≥n del art√≠culo 821 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Adem√°s, indicaron que el procedimiento se encuentra en una fase inicial, toda vez que a√ļn no se ha requerido a las partes ning√ļn tipo de informaci√≥n.

Contra el auto no cabe recurso, aunque Nueva Rumasa puede presentar una demanda de oposición al juicio cambiario. En todo caso, la oposición no deja sin efecto el embargo preventivo acordado.

Seg√ļn avanz√≥ el diario de Baleares ‘√öltima hora’, la demanda fue interpuesta por el impago de parte del importe derivado de la venta de dos hoteles ‘Beverly’ en 2008,¬†que se cerr√≥ por 69 millones de euros (a abonar en distintos plazos en forma de pagar√©s nominativos). El auto que ordena el embargo corresponde s√≥lo a la parte de la familia Rad√≥, que contaba con una participaci√≥n minoritaria en estos activos.

‚ÄúConducta deliberadamente incumplidora‚ÄĚ

Por su parte, la familia Ruiz-Mateos ha explicado que la entidad compradora de las mercantiles Estancia Hotelera y Maspalomas “se ha visto obligada de manera cautelar a suspender todos los pagos que puntualmente ven√≠a satisfaciendo a los vendedores”, por su conducta “deliberadamente inclumplidora” de sus obligaciones contractuales.¬†La suspensi√≥n de los pagos es, seg√ļn indican, una “medida excepcional” que fue pactada entre las partes en el momento del otorgamiento del contrato de compraventa.

“La entrada en vigor de la mencionada cl√°usula obedece √ļnica y exclusivamente a la conducta deliberadamente incumplidora de los vendedores en el cumplimiento de sus obligaciones contractuales, entre las que se encuentra la obligaci√≥n de dotar a las instalaciones hoteleras sitas en Canarias de las licencias oportunas”.

ERE temporal

Por otro lado,¬†Clesa ha comenzado a negociar con los representantes sindicales el Expediente de Regulaci√≥n de Empleo (ERE) temporal que prev√© aplicar en su planta de Madrid, que tendr√° una duraci√≥n m√°xima de 18 meses.La empresa ha propuesto que el expediente, que “no incluye despidos”, recoja reducciones de jornada con una disminuci√≥n del sueldo de los trabajadores afectados de en torno al 10%.

Los sindicatos ya avanzaron esta semana que la empresa ha decidido circunscribir el ERE temporal que inicialmente había planteado para varios centros de trabajo a la planta de Madrid, con 394 empleados.

A esta situaci√≥n hay que a√Īadir el¬†cese de la actividad de Clesa en la planta de yogures de Sevilla, tras rescindir de forma anticipada el contrato de arrendamiento suscrito con Capsa. Esta producci√≥n se traslada a la planta de Caldas de Reis (Pontevedra), por lo que este centro previsiblemente no se ver√° afectado por ning√ļn expediente.

Atrasos en los pagos

A finales de a√Īo,¬†los ganaderos aragoneses amenazaron con emprender acciones judiciales contra Clesa, que cuenta con una planta en Utebo (Zaragoza), por la deuda de m√°s de dos millones de euros correspondientes al pago de la leche servida desde agosto. La situaci√≥n estaba asfixiando la econom√≠a de las explotaciones aragonesas, ya que incluso algunos de los pagar√©s entregados por Clesa hab√≠an sido devueltos.

La determinaci√≥n de los ganaderos aragoneses forz√≥ un acuerdo pactando una nueva forma de pago que comenzar√≠a a ponerse en pr√°ctica a partir del 1 de enero. El acuerdo, seg√ļn explicaron ambas partes,¬†establece una facturaci√≥n semanal con pago a 35 d√≠as, bien mediante transferencia o con pagar√©, seg√ļn elija cada ganadero, y de acuerdo con un contrato homologado en el que se establecer√°n los intereses de demora oportunos.

Fuente: elConfidencial.com