Martinsa Fadesa abonará esta semana el primer pago de deuda a sus acreedores, por importe de 18 millones de euros.

Con este primer pago, la compañía controlada y presidida por Fernando Martín comienza a cumplir el convenio que pactó con sus entidades financieras y el resto de sus acreedores, y que el pasado mes de marzo le permitió superar el mayor concurso de la historia empresarial española.

Según lo fijado en dicho convenio, Martinsa debe atender el 31 de diciembre de 2011 al primer pago de deuda, de un importe equivalente al 0,5% del total. Dado que el día fijado en el convenio es sábado, el abono probablemente se hará efectivo el viernes, 30 de diciembre, según indicaron las mismas fuentes.

El convenio de acreedores con que la inmobiliaria logró salir del concurso recoge el compromiso de Martinsa de amortizar en un periodo máximo de diez años (ocho años prorrogables a otros dos) toda su deuda íntegra (sin quitas).

No obstante, en los tres primeros años (2011-2013) los pagos serán equivalentes a entre un 0,50% y el 1% del pasivo. Para los sucesivos ejercicios, hasta 2018, la amortizaciones serán de entre un 12% y un 25% de la deuda. El acuerdo de Martinsa y sus acreedores contempla además la posibilidad de que los bancos canjeen deuda por acciones en el caso de que Martinsa no pague en el plazo límite de diez años.

La compañía presentaba a cierre del pasado mes de septiembre un pasivo de unos 4.500 millones de euros, frente los 7.000 millones con que en julio de 2008 declaró insolvente, gracias principalmente a la venta de activos y entregas de viviendas, principalmente.

Martinsa Fadesa realizará este primer pago casi un año después de que en enero de 2011 lograra el respaldo mayoritario de sus acreedores a la propuesta de convenio de acreedores que los cuatro principales bancos de la inmobiliaria habían presentado unos meses antes.

Posteriormente, en marzo, este acuerdo fue aprobado por el Juzgado Mercantil de A Coruña. Esta ratificación permitió al grupo inmobiliario emerger del proceso concursal en que estaba inmerso desde hacía dos años y medio.

Fuente: Diarioabierto.es