Los ‘fondos buitre’ piden descuentos del 70% para inyectar capital a las cajas

Los fondos de inversi√≥n venden cara su entrada en el capital de las cajas de ahorro. La publicaci√≥n del Banco de Espa√Īa de los resultados sobre la solvencia del sector la semana pasada no ha contribuido para mejorar su imagen en el exterior. As√≠ lo reconocen desde las propias entidades, que confiesan con amargura que las¬†condiciones exigidas por los inversores privados internacionales son pr√°cticamente inasumibles, ya que reclaman descuentos de hasta el 70% (0,3 veces el valor en libros).

¬®Las ofertas son de derribo‚ÄĚ, explican desde el consejo de administraci√≥n de uno de los SIP m√°s importantes. ¬®No comparten las valoraciones que tenemos hechas de nuestras carteras de activos, de manera que sus precios son muy agresivos, totalmente a la baja. Tanto, que tenemos que descartar la alternativa de recurrir a su dinero¬®. Una de las pocas opciones a las que las cajas pod√≠an optar para recapitalizar sus balances antes de acudir de nuevo al FROB se cae por las condiciones inasumibles que plantean.

Durante las √ļltimas semanas,¬†gran parte de los principales fondos especializados en instituciones financieras han desfilado por el Banco de Espa√Īa. No es la primera vez que lo hacen desde que comenzara el proceso de reestructuraci√≥n de las cajas. Y como en ocasiones anteriores, Apollo, Blackstone, Cerberus, JC Flowers o Paulson, por citar algunos de los m√°s relevantes, han coincidido en su diagn√≥stico, hasta el punto de exasperar a los interlocutores del supervisor bancario con los que negocian.

¬®Han llegado a comentar a¬†Jos√© Mar√≠a Rold√°n (director general de Regulaci√≥n del Banco de Espa√Īa) que¬†el valor del suelo que est√° en los balances de las cajas tiene que ser cero¬®, comenta con indignaci√≥n el responsable jur√≠dico de una caja de ahorros. ¬®En Cibeles no est√°n dispuestos a pasar por esas valoraciones. El propio Rold√°n les ha respondido que a ese precio lo compra √©l mismo. Una cosa es que el valor en libros no se ajuste al de mercado, casi inexistente, y otra muy distinta es que no valga nada¬®.

Sin embargo, la disyuntiva sigue presente. De hecho,¬†casi todas la entidades que necesitan recapitalizarse -NovaCaixaGalicia (2.622 millones), CatalunyaCaixa (1.718), Banco Base (1.447), Banca C√≠vica (847), Mare Nostrum (637) y Caja Espa√Īa-Duero (463)- y que por tama√Īo tendr√≠an complicado salir a bolsa¬†han contemplado la posibilidad de recurrir a los inversores institucionales, pues s√≥lo as√≠ pueden llegar a los¬†niveles de capital exigidos por el Banco de Espa√Īa el pasado jueves.

El primero en sufrir el pulso negociador de estos fondos de capital riesgo fue Banca Cívica. La entidad que aglutina a Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias había firmado un protocolo de acuerdo por el que el inversor estadounidense JC Flowers aportaría hasta 450 millones de euros. Después de varios meses de negociaciones, el porcentaje inicial del 20-30% varió sustancialmente, hasta el punto de que el fondo exigió un 49% del capital a cambio de su entrada, oferta que el grupo de cajas desestimó.

Sin embargo, las exigencias de los fondos privados no son tan exageradas con las condiciones existentes para salir a bolsa. Caixabank fue la primera entidad en dar este paso y para ello aplicó un descuento sobre el valor en libros del 20%. Su movimiento ha fijado precio en el mercado, de manera que cualquier caja que quiera privatizar parte de su negocio bancario tendrá que aplica un porcentaje mayor, como es el caso del SIP de Caja Madrid y Bancaja, que maneja un rango de hasta el 50% para que cotice Bankia.