Las CCAA empiezan a pagar desde hoy a los proveedores: las deudas alcanzan 17.718 millones.

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, ha anunciado que los proveedores pendientes de pago por parte de las comunidades autónomas comenzarán a cobrar después de que el Gobierno autorizara a las autonomías a solicitar préstamos para pagar sus deudas por valor de 17.718 millones de euros.

El Consejo de Ministros autorizó la medida el pasado 15 de junio, cuando avanzó que los proveedores empezarían a cobrar la última semana del mes. Currás ha especificado la fecha en la rueda de prensa que ha ofrecido para presentar los datos de ejecución presupuestaria hasta mayo, en el Ministerio de Hacienda.

Todas las comunidades, salvo Galicia, País Vasco y Navarra, han optado por acogerse a este mecanismo, firmando un contrato de préstamo con las entidades bancarias colaboradoras.

Cantidades según la CCAA

Según las previsiones del Gobierno, se abonarán casi 3,8 millones de facturas pendientes por un importe de 17.718 millones euros a un total de 29.107 proveedores, de los que 7.598 son autónomos, 20.954 son pequeñas y medianas empresas (pymes) y 555 son grandes empresas.

Por importe, la Comunidad Valenciana (más de 4.300 millones de euros), Castilla-La Mancha (2.918 millones), Andalucía (más de 2.699 millones) y Cataluña (unos 2.000 millones) son las que tienen mayor cantidad pendiente de pago. En cuanto al número de proveedores que se beneficiarán, en primer lugar se sitúan las comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Cataluña.

Para poder acogerse a este mecanismo de pago, las autonomías han tenido que aprobar sendos planes de reequilibrio presupuestario con los que se comprometen a cumplir los objetivos de déficit. El Consejo de Política Fiscal y Financiera del mes pasado dio el visto bueno a estos planes, salvo el de Asturias, ya que en aquel momento esta comunidad tenía un gobierno en funciones. La próxima reunión del Consejo, que previsiblemente se celebrará a finales de este mes, dará luz verde finalmente al plan asturiano.

Fuente: ElEconomista.es