Las cajas catalanas salvan a Mas: colocarán los bonos entre particulares o se los quedarán

La segunda emisión de los ‘bonos patrióticos’ de la Generalitat de Cataluña arrancará el próximo lunes 24 de octubre en medio del rechazo generalizado de los inversores profesionales, que no se fían de la solvencia del Ejecutivo autonómico. Pero las entidades financieras van a salvar a Artur Mashan asegurado 3.700 millones de euros de los 4.000 de que consta la emisión, pese a que tendrán que colocarlos principalmente entre los clientes de sus redes y a que compiten con los depósitos y pagarés propios de cada entidad.

Este aseguramiento implica que la Generalitat venderá esos bonos en cualquier caso: si las entidades no los colocan a sus clientes, tendrán que quedárselos en su balance. Según fuentes de la colocación, La Caixa será el principal colocador, con un compromiso de 1.151 millones, que fue exactamente lo que vendió en noviembre del año pasado.

Pero quien echa un auténtico órdago es CatalunyaCaixa, entidad propiedad al 90% del Estado español, que ha asegurado 1.000 millonespese a que en 2010 sólo colocó 562. Un portavoz de la entidad explica que “el año pasado vendimos los bonos muy rápido, consideramos que son un producto muy interesante y confiamos en la potencia de nuestra red en Cataluña”. Esta vez serán bonos a uno y dos años, con un interés respectivo del 4,75% y el 5,25%.

Mucho más prudente se muestra Banco Sabadell, que asegura 400 millones, poco más de los 362 colocados el año pasado. El resto del ‘sistema financiero catalán’ también arrima el hombro para salvar las finanzas autonómicas:Unnim (nacionalizada al 100%) y Caixa d’Enginyers aseguran 200 millones cada una pese a su pequeño tamaño. BMN -que incluye a Caixa Penedès- pretende vender otros 132 millones.

Del resto de entidades, sobresalen los compromisos de Barclays (150 millones) y Deutsche Bank (127), similares a lo colocado en 2010, así como la entrada de BBVA, que el año pasado no participó en la colocación y ahora asegurará 70 millones. Por el contrario, Unicaja se ha salido este año del sindicato. Bankia mantiene los 25 millones que colocó hace un año Caixa Laietana.

No va a ser tan fácil esta vez

Fuentes del mercado aseguran que los fondos de inversión no están por la labor de comprar estos bonos: “La gente no se fía de que vaya a recuperar su dinero; está viendo que la Generalitat cierra servicios sanitarios, no paga a los geriátricos, etc. Y es lógico que tenga muchas dudas sobre su situación financiera. Y más en un momento como el actual, que hasta Europa piensa avalar las emisiones de España”.

Ya el año pasado la colocación tuvo mucho más éxito entre los particularesque entre los institucionales, y se trata de repetir la jugada esta vez. “Pero no va a ser tan fácil, el ciudadano de a pie está sufriendo los recortes de la Generalitat y no lo tiene tan claro como hace un año. Además, hay otros productos que pagan el 4,5% y que perciben como más seguros”, según una de las fuentes citadas.

Posible ampliación de la emisión

Para compensar este esfuerzo, los bancos han exigido a Mas que mantenga las generosas comisiones que pagó Montilla, pese a que el actualpresident pretendía bajarlas: un 2% inicial que puede llegar al 3% si superan los objetivos marcados.

En todo caso, ante el éxito del aseguramiento, el conseller de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, se plantea ampliarla por encima de los 4.000 millones, según las fuentes. La decisión final dependerá de si los bancos y cajas inician la colocación con el mismo brío que en 2010.

Fuente: El Confidencial