La morosidad sanitaria de las CCAA supera los 10.000 millones de euros

Los servicios autonómicos de salud disparan sus deudas y tardan cada vez más en pagar a sus proveedores. Sólo los intereses de demora superan los 760 millones de euros.

Los problemas económicos de la sanidad pública han saltado al primer plano de la actualidad por los temores que suscita el estado de las finanzas autonómicas. Los servicios sanitarios regionales son muy malos pagadores: su morosidad es tan abultada que empuja al cierre a muchas empresas. Los proveedores lo sufren muy de cerca.

De hecho, la deuda que tienen las administraciones regionales con todos ellos supera, con mucho, los 10.000 millones de euros, según los cálculos aportados a EXPANSIÓN por las patronales de limpieza (Aselip), de restauración colectiva social (FEADRS), de medicamentos (Farmaindustria) y de tecnología sanitaria (Fenin).

Al cierre del mes de abril de 2011, la deuda de las administraciones sanitarias con el sector de tecnología sanitaria ascendía a 4.300 millones de euros, un 43% más que un año antes, según Fenin. Los medicamentos sin pagar sumaban en marzo 5.192 millones, un 11% más que en 2010.

La deuda de ambos sectores suma 9.492 millones de euros. Además, como apunta Pere Brachfield, director del Centro de Estudios de Morosología del EAE Business School, “en caso de incumplimiento del plazo de pago el contratista tendrá derecho a percibir intereses legales de demora, sin necesidad de aviso de vencimiento”. Y “si pagasen los intereses –cosa que no van a hacer en la mayoría de los casos–, la cifra ascendería un 8% más”. O sea, 759 millones de euros adicionales. Ello elevaría la cifra por encima de los 10.250 millones.

Cifra que engorda de forma ostensible si se le suman los adeudos comprometidos con los servicios de limpieza y de restauración, a los que los hospitales deben cientos de millones de euros. Desde la Federación Española de Asociaciones Dedicadas a la Restauración Social aseguran: “Todo el sector público paga mal. Hemos tenido casos de empresas que han tenido que cerrar porque sólo tenían deuda y nada de liquidez. No les pagaban”. Los hospitales públicos les adeudan, normalmente, “más de 500” días de trabajo. O sea, toda la facturación de un año y medio.

Cabe destacar que la Ley de lucha contra la morosidad comercial obliga al pago en 50 días durante 2011, plazo que se reducirá a 30 días en 2013. Por su parte, Francisco Jardón, presidente de la patronal de limpieza Aselip asegura: “Nuestras empresas limpian cafeterías, oficinas e incluso quirófanos. Y sufren una morosidad muy alta”.

“Hay administraciones que tardan más de 5 años en pagar”
Tarde es un adverbio que se queda corto para definir la morosidad de las administraciones públicas en el ámbito sanitario. Como botón de muestra, baste citar los plazos de pago que sufren los servicios de restauración de los hospitales. Fuentes de la Federación Española de Asociaciones Dedicadas a la Restauración Social aseguran que las empresas encargadas de las comidas de los hospitales públicos sufren demoras que van desde los 120 días hasta más de 1.500. “Algunas llegan a tardar en pagarnos más de cinco años”, agregan.

En el sector de la tecnología sanitaria los plazos medios de pago se situaron en 395 días de media en mes de abril de 2011, lo que supone un 48% más que en el mismo periodo del año anterior y ocho veces más que lo permitido por la Ley de lucha contra la morosidad comercial (50 días durante 2011). Murcia tarda 667 días, de media, en pagar. Le siguen la Comunidad Valenciana (645) y Andalucía (624). En cuanto al pago de los medicamentos, la demora media es de 410 días, aunque cinco regiones multiplican al menos por 12 el tope legal de 50 días. Es decir, sobrepasan los 600 días de plazo medio Castilla y León (725 días), Andalucía (659), Comunidad Valenciana (633), Cantabria (623 días) y Murcia (605).

Fuente: Expansión