La ley de morosidad cumple un año sin que nadie la cumpla

La Administración pública no ha disminuido ni en un solo día sus plazos de pago desde la entrada en vigor de la Ley de Morosidad, en julio de 2010 y el plazo medio de pago en España duplica el europeo: 106 contra 53 días.
De acuerdo con la Ley aprobada el año pasado, la Administración está obligada a pagar en un máximo de 50 días este año, de 40 el que viene y de 30, en 2013. Para las empresas, los plazos son de 85, 75 y 60 días, respectivamente. Sin embargo, en 2011, el plazo medio de pago en España ha empeorado en tres días con respecto a los 103 del año pasado, una cifra que en Europa se sitúa en 53 días (52 en 2010). La Administración pública española continúa pagando sus facturas en un plazo real de 153 días, el mismo que en 2010; mientras que las empresas han aumentado un día respecto al año anterior, hasta los 99, según el estudio anual de Intrum Justitia.
Las asociaciones de trabajadores autónomos de Castilla y León ratifican con su experiencia estos datos. Para Soraya Mayo, de ATA, «el incumplimiento es bochornoso y debería existir un mecanismo de castigo». Según Javier Cepedano, de Feacyl, aunque «elgunos pequeños ayuntamientos se esfuerzan por ponerse al día en los pagos», el cumplimiento de la ley es «prácticamente nulo». Armando López, de Upta, coincide en que «es una ley bonita, pero desconocida para la mayoría y, por lo tanto, inútil».

Fuente: El Norte de Castilla