La deuda de ‘oculta’ del Ayuntamiento de Gandía es de 100 millones.

El Teniente de Alcalde delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Gandia, Guillermo Barber, ha comparecido ante los medios de comunicación para explicar y detallar el resultado del informe de auditoría realizada por la empresa Deloitte, encargado por el nuevo gobierno municipal. El resultado es de 300.066.000 euros, aunque el gobierno municipal del PP calculó en un principio que fuera de alrededor de 200 millones.

El Teniente Alcalde ha informado que en el mes de junio, nada más asumir la Alcaldía, el equipo económico del Ayuntamiento y el propio concejal elaboraron un informe económico, analizando la situación real de las cuentas públicas. De él se dedujo que el Ayuntamiento se encontraba en una situación de “quiebra técnica”, que obligaba a este Gobierno a tomar medidas drásticas y rápidas, y a elaborar un Plan Económico y financiero, que presentó el alcalde esta misma semana en Conselleria, para tratar de hacer frente a esta situación.

La deuda queda distribuida de la siguiente forma: la deuda contraída con entidades de crédito asciende a 140,9 millones de euros, entre amortización e intereses; la deuda con proveedores y acreedores es de 61,7 millones de euros; los compromisos en inversiones, servicios y transferencias ascienden a 32,4 millones de euros y la deuda de las Empresas Públicas a 65 millones de euros.

Guillermo Barber ha expresado que esta cifra es “muy superior” a la que inicialmente se había previsto en junio. Además, “hay que tener en cuenta que existen compromisos futuros, en relación a los acuerdos/contratos formalizados a 31/12/ 2010, con importantes obligaciones económicas para esta casa y que no fueron cuantificados en el informe de junio: 32.4 millones, además del endeudamiento de las Empresas Públicas”, ha explicado el concejal.

El edil ‘popular’ ha hecho hincapié en que la auditoría ha revelado que ha habido una importante reducción de los ingresos con respecto al año 2009, debido fundamentalmente a la disminución de los cánones, cuya liquidez aportada se destinó a pagar facturas de caja, y no al destino para el que fueron concedidos. Además, ha asegurado que durante la gestión del anterior gobierno municipal socialista se observa “poca eficacia en la recaudación de saldos pendientes de dudoso cobro, que al final de 2010 ascendía a 83,9 millones de euros.

El informe de la auditoría ha revelado que solo en el año 2010 se generó un déficit de casi 25 millones de euros, es decir, se gastaron 25 millones de euros más de lo que se ingresó”.

Barber ha matizado que esto sucedió el año del V Centenario del Nacimiento de San Francisco de Borja, patrón de Gandia y que fue conmemorado en la localidad, “donde los gastos realizados por el anterior gobierno nos han llevado a ese déficit, no hay más que recordar los más de 600.000 euros en las cabalgatas famosas y la contratación de un satélite para que se emitiese el discurso de Bono en FITUR del año pasado, a través de Gandia Televisió”. Otro dato que los ‘populares’ han destacado de la auditoría es que la plantilla de personal se incrementó en 82 personas, en el periodo comprendido entre 2007-2010, fundamentalmente en el epígrafe de personal funcionarial o asimilado (76 personas), “incremento que se ha realizado en un momento de recesión económica importante, donde además los ingresos han ido disminuyendo

El concejal de Economía y Hacienda ha asegurado que este informe revela “la insuficiencia y las dificultades que tiene este Ayuntamiento de liquidez, y por qué no hemos podido hacer frente a su cancelación, lo que ha provocado que se incremente la morosidad en el pago de las facturas a la mayoría de proveedores de esta ciudad, agravando aún más la crisis que estamos sufriendo”.

Pese a la situación, Barber ha querido tranquilizar a los ciudadanos. “Aunque la situación es difícil, estamos trabajando para cuadrar los presupuestos, revisando todas las partidas, aunque ya les puedo anunciar que ni Bienestar Social ni Servicios Básicos se verán resentidos. Nuestro compromiso también es pagar a los proveedores para no complicarles más la situación además de no subir los impuestos”.

Fuente: Expansion.com