La banca exige un 8% por financiar a los ayuntamientos y el Gobierno pide menos del 4%.

El plan de financiación a los ayuntamientos para el pago a proveedores se ha atascado en el eslabón que tiene que poner el dinero, es decir, la banca, que se niega a “pagar la fiesta”. Según distintas fuentes del sector, están pidiendo al Ejecutivo tipos de interés en torno al 8% para cubrirse del enorme riesgo de asumir unos clientes que ya están en mora –de ahí la necesidad de este mecanismo-. Sin embargo, el Gobierno quiere que estos tipos se sitúen por debajo del “precio de mercado”, si bien éste también se ha disparado en los últimos meses por la crítica situación financiera de muchas administraciones.

El Ministerio de Hacienda y el sector coinciden en explican que no hay nada decidido y que esta semana van a sentarse a negociar este interés, del que depende el éxito o el fracaso del plan. Porque, si los bancos no entran en el mismo, tendrá que ser el ICO el que asuma toda la carga -entre 30.000 y 50.000 millones, según distintas estimaciones-, algo para lo que no tiene capacidad este organismo público. De hecho, el departamento deCristóbal Montoro pretende sumar a todos los bancos que sea posible.

Desde el Ministerio se insiste en que no se trata de hacer negocio, sino de“arrimar el hombro” en una medida muy relevante para devolver el impulso a la economía, algo que a su vez redundará en claro beneficio de la banca, muy perjudicada por el estancamiento y la falta de demanda de crédito. Asimismo, estos créditos que asumirán las entidades estarán avalados por el Estado, que se hará cargo de su pago en caso de incumplimiento por el ayuntamiento correspondiente. Con lo cual el riesgo que asume la banca es muy inferior. Y el coste de la liquidez se ha reducido hasta el 1% ahora que se obtiene casi en su totalidad del BCE.

La banca, en cambio, responde que no se trata de hacer negocio sino de cubrirse de un riesgo cierto. “Estamos asumiendo un cliente que no es que tenga riesgo de entrar en mora, es que ya lo está; ahora pasa de ser deudor de un contratista a serlo nuestro, pero sigue sin poder pagar su deuda. Y eso tiene que estar compensado con unos tipos mínimos, porque no se trata de perder dinero con esta operación”, explican en una entidad. El Ministerio también niega que pretenda que la banca “pague la fiesta”, sino que quiere buscar un equilibrio entre la necesidad de que fluya este crédito pero sin que los bancos pierdan dinero.

El precio de mercado se dispara

Un problema adicional es que el precio de mercado de financiar a las administraciones públicas se ha disparado en los últimos meses. Ahora lo normal para estos préstamos es Euribor más 4 puntos (5,63% según la cotización de ayer). E incluso se ha cobrado el 6% en los recientes préstamos de urgencia a Cataluña y Valencia, y eso que los plazos de estas operaciones son de apenas cuatro meses.

Según las fuentes consultadas, ese 8% se descompondría en un Euribor más 4 ó 5 puntos de interés, más una comisión que se cobrará al proveedor a criterio de la entidad. Esta comisión podría ser eliminada, aunque los proveedores en general están tan desesperados por cobrar lo que se les debe que la pagarán gustosos. otras fuentes señalan que el tipo puede ser inferior, pero para ello la entidad exigiría compensaciones por parte del ayuntamiento en cuestión: la gestión de las nóminas de los empleados municipales o del cobro de los recibos de los impuestos y tasas municipales, por ejemplo.

“Estas cosas siempre son así con los clientes, pasa igual con los particulares: puedes dar mejores condiciones en un préstamo si a cambio domicilia los recibos y la nómina, y contrata un seguro, un plan de pensiones, una tarjeta de crédito, etc.”, explican desde el área comercial de otra entidad.

Fuente: ElConfidencial.com