Dhul tardaría 142 años en pagar sus deudas

Grupo Dhul tardaría más de 142 años en pagar el pasivo ordinario de 712 millones de euros que tiene la compañía y 76 años en caso de aplicar una quita del 50% de las deudas, según concluye el escrito de la administración concursal de petición de embargo de los bienes de los Ruiz-Mateos, al que tuvo acceso Europa Press.

Por ello, los administradores concluyen que la situación patrimonial de la sociedad “es tan crítica que resulta presumible e incluso altamente probable” que la compañía acabe en liquidación.

La administración concursal considera que la capacidad de pago de Grupo Dhul es “claramente insuficiente” en un contexto de convenio de acreedores, por lo que solo una reducción del 97% del pasivo “entrará dentro de los límites” establecidos por la Ley Concursal para la aprobación de un convenio.

El escrito describe las irregularidades cometidas por la familia Ruiz-Mateos, entre las que cita salidas netas de la caja de la compañía de un total de 7,3 millones de euros en 2010, que llegan a un total de 83 millones de euros contando ejercicios anteriores.

El principal destino de la salida de fondos de la compañía era la sociedad Bardajera, donde la familia Ruiz-Mateos “concentró durante los dos últimos años todos los recursos financieros de las sociedades de Nueva Rumasa, haciendo aparentemente funciones de caja única”.

Esta sociedad recibió transferencias por valor de 8,05 millones de euros entre julio de 2010 y febrero de 2011. Además, Bardajera también fue la destinataria de 4,5 millones de euros (del total de 5,07 millones de euros) depositados por los inversores en pagarés de Grupo Dhul entre septiembre de 2009 y febrero de 2011.

Por otro lado, Grupo Dhul garantizó deudas de otras sociedades de Nueva Rumasa que representaban más de tres veces todo su activo, así como sus ventas en un periodo de entre 10 y 12 años y el beneficio de explotación de cientos de años.

Además, el informe señala que Grupo Dhul facturó 17,73 millones de euros entre los ejercicios de 2006 y 2009 de ventas ficticias a sociedades del grupo que no correspondían a transacciones reales o prestación de servicios.

“Estas conductas guardan una relación directa con la generación de la insolvencia y también resulta elemental que en la actuación de los sres. Ruiz-Mateos existen indicios, cuando menos, de conducta gravemente negligente”, afirma la administración, quien pide la declaración de concurso culpable.

Tras estudiar el informe, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Granada decretó el embargo preventivo de bienes por valor de 618,26 millones de euros a los Ruiz-Mateos para cubrir el déficit patrimonial total del Grupo Dhul, ante los “visos reales” de calificación de concurso culpable.

Los activos de la compañía están valorados en 171,76 millones, aunque existen deudas en discusión por importe de 109,56 millones. En concreto, el juez ordenó el embargo al fundador de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, en calidad de “administrador de hecho” de Dhul, y a sus hijos Álvaro y Francisco Javier, en calidad de administradores de derecho de la firma de postres.

Fuente: El País