BBVA pone en venta su mayor cartera de créditos morosos para limpiar el balance.

BBVA se ha apuntado a la moda lanzada por Banco Santander de limpiar su balance de créditos morosos. La entidad que preside Francisco González ha puesto en el mercado cuatro carteras de préstamos impagados por valor deunos 1.500 millones de euros. Una primera tanda de non performing loans (NPL), como se conoce en el argot financiero, que podría incrementarse en otros 1.000 millones.

Esto supone la mayor operación de desapalancamiento de este tipo de activos llevada a cabo por BBVA hasta la fecha. El banco, que ha confirmado la transacción, pero ha declinado hacer ninguna valoración, había realizado pequeñas ventas de carteras a fondos oportunistas, pero nada que ver con el volumen que ahora pone en el mercado

Algunas fuentes próximas al banco justifican la decisión por el interés de los también conocidos como fondos buitres por comprar las carteras de impagados de la banca española. Una tendencia que se ha agudizado por el propio interés de los grandes bancos nacionales, los cuales se han visto obligados a provisionar gran parte de sus créditos morosos tras el nuevo decreto del Banco de España del pasado 7 de febrero.

Al tener dotados en una alta proporción los préstamos no cobrados, en especial los relacionados con consumo doméstico e hipotecas, los bancos ya han digerido en sus balances las pérdidas futuras. Por ese motivo, si consiguen vender esas carteras al menos recuperan la provisión y lo que puedan conseguir con la venta.

Las operaciones más recientes de este mercado nacido al calor de la crisis financiera han sido las de Banco Santander, que el pasado 15 de marzo cerró unacuerdo con Fortress para colocarle 1.000 millones de euros en créditos al consumo. El acuerdo, no exento de tensiones entre las partes, se hizo a un precio de entre 3 y 5 centavos, es decir, con un descuento sobre el importe prestado de entre el 95 y el 97%.

Apenas dos semanas después Banco Santander se quitó de encima otras dos carteras por 450 millones de euros. La primera, de préstamos hipotecarios, la adquirió de Lone Star por cerca de 150 millones de euros. En una operación paralela, vendió a Cerberus otro porfolio de créditos morosos por 300 millones. Según fuentes financieras, el precio de venta rondó el 32% del valor nominal de los préstamos, lo que supone una pérdida para el banco de unos 300 millones. En total, 1.500 millones.

Limpia y saneamiento del balance

Fuentes del mercado apuntan a que BBVA podría elevar el importe de su adelgazamiento hasta 2.500 millones de euros. De la operativa se está encargando Pedro Urresti, hasta hace unos meses número dos del director financiero del banco, Manuel González-Cid. El encargo que le ha hecho Francisco González es limpiar y sanear el balance, tanto de carteras de créditos como de activos inmobiliarios.

Para la primera opción hay mucho interés, como el demostrado por Fortress, Cerberus y Lone Star. Para la segunda, el apetito es más reducido, como se demuestra en los problemas que está teniendo Banco Santander para vender a Morgan Stanley suelo y promociones por unos 700 millones de euros. Las negociaciones llevan estancadas.

Fuente: ElConfidencial.com