Baleares está en ‘bancarrota’: no tiene ni un euro en la caja

Ni un euro. “Estamos haciendo un gran esfuerzo para pagar las nóminas, pero no hay dinero en la caja”, reconoce José Ramon Bauzà,president de Baleares, en declaraciones a El Confidencial. A 30 de junio la comunidad autónoma tenía una deuda de 4.500 millones de euros y un déficit generado de 1.104 millones de euros, “sin contar las empresas públicas y las facturas”, detalla Bauzà.

El president, en el cargo desde el pasado mes de julio tras cuatro años de la segunda edición del Pacte de Progrés (en forma de hexapartito) del socialista Francesc Antich, recuerda que en el mes de abril el déficit de Baleares se situaba en el 0,97% del PIB, el alto de España junto a Castilla-La Mancha. En tan sólo dos meses ya se había disparado al 2,1%. Baleares prevé para el próximo 31 de diciembre un déficit del 1,3.

Bauzà está pendiente del próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera para saber cuáles serán las cuentas de su comunidad autónoma para 2012. Por esta razón ha paralizado la elaboración del próximo presupuesto. “El crecimiento económico nos lo debería decir el Estado; tendríamos que saber de una manera definida si la aplicación del impuesto va condicionada a la percepción o no de fondos estatales y si no lo aplicamos podríamos perder financiación estatal”, señala a este diario.

El anterior Ejecutivo presentó cuatro veces un plan de saneamiento que no logró aprobar. Con la mayoría absoluta lograda por Bauzà, la comunidad presentó un plan de saneamiento de 380 millones de euros que aprobó el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Entre estas medidas figuran no ampliar la plantilla de la administración regional, tampoco contratar interinos y la eliminación de los liberados sindicales.

El jefe del Ejecutivo de Baleares continuará aplicando más tijeretazos y se siente orgulloso. “He venido aquí para tomar decisiones y asumir así esa responsabilidad; garantizo que cualquier adelgazamiento de la estructura política y administrativa de Baleares no impedirá que la sanidad, la educación y los gastos sociales sean para nosotros absolutamente prioritarios”.

Una de las víctimas del recorte es IB3, la televisión autonómica de Baleares, que soporta una deuda con proveedores de 60 millones de euros anuales. En 2004, cuando el Govern de Jaume Matas la montó en marzo de 2004 tuvo un coste de 120 millones.

Otro ejemplo es el de la Televisión de Mallorca, que controla el Consell de Mallorca, y que ya ha preparado su carta de defunción“No podemos permitirnos una televisión deficitaria por naturaleza. Cada año nos cuesta 10 millones de euros. Incuso a pesar de cerrarla tendríamos unas deudas de 25 millones de euros los próximos 12 años”, remata Bauzà.

Fuente: El Confidencial