Afloran más de 1000 millones de euros de deuda oculta con proveedores comerciales de Castilla La Mancha

A fecha de 30 de junio, Castilla-La Mancha sumaba 1.742 millones de euros en facturas sin pagar. Si el ex presidente José María Barreda aseguró al abandonar su puesto que debía 700 millones de euros a sus proveedores, hoy ha confirmado que efectivamente se han podido acumular mil millones más debido al período de transición política vivido desde entonces y “por la preocupación y zozobra de los proveedores y de los centros de gestión”.

El secretario general de los socialistas se ha defendido ante las acusaciones de los populares alegando que su gobierno “siempre ha dicho la verdad”. Según el primer informe que ha elaborado el nuevo Ejecutivo regional con los funcionarios de la Intervención General de la Junta que elaboraron los informes del anterior gobierno, el estado de las cuentas públicas de la comunidad dista mucho de lo anunciado por los socialistas. El déficit, según la nueva presidenta, María Dolores de Cospedal, triplica el anunciado por los socialistas. Barreda asegura que si los datos que revela ahora el nuevo Gobierno son ciertos, “antes también lo eran”.

Leandro Esteban, portavoz del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, ha sido el encargado de airear los nuevos trapos sucios de la comunidad castellanomanchega. Según sus propias palabras, algunas de esas facturas impagadas están vigentes desde hace un año. En el proceso de traspaso de poderes, el gobierno de Barreda aseguró que eran 700 millones lo que se debía a proveedores.

Esteban hizo este anuncio tras la reunión del Consejo de Gobierno en la que se ha estudiado este informe, realizado por la Intervención General de la Juntacon datos aportados por los funcionarios de cada Consejería y que será remitido a la Sindicatura de Cuentas para que, en un plazo de tres semanas, lo valide. Como ya adelantó El Confidencialninguna auditora externa se ha puesto todavía a analizar las cuentas públicas.

Tras esta cifra, el portavoz del Gobierno ha reclamado con carácter “urgente” una reunión entre Cospedal y Elena Salgado, la vicepresidenta económica del Gobierno, y desbloquear “el auténtico marasmo de pagos” que debe acometer ya el Ejecutivo. Barreda se ha defendido asegurando que el Ejecutivo nacional debe a la Junta de Castilla-La Mancha 1.000 millones de euros. “Si nos hubiera pagado, la situación sería distinta”.

Un “abultado” déficit todavía sin descifrar

En este nuevo capítulo de destapar los agujeros de las cuentas públicas de C-LM, no se ha precisado cuál es la cifra exacta del “abultado” déficit que denunció la número ‘dos’ de los populares y que provocó un revuelo internacional. Los peores pronósticos rumorean que el déficit de la comunidad autónoma podría alcanzar el 5,5%, quintuplicando así el máximo permitido por el Gobierno.

Para Barreda, Cospedal está utilizando la deuda acumulada para “curarse en salud” y “justificar su inoperancia y justificar los recortes que hará mañana”. Una vez más, el ex presidente ha aprovechado para echar en cara a la número dos del PP que se centre en su trabajo como presidenta de su región y abandone los cargos directivos de su partido para estabilizar las cuentas públicas.

Fuente: El Confidencial