Funcionamiento del descuento de pagarés

Los pagarés son unos títulos que obligan a pagar al vencimiento a la persona que adeuda. Se utilizan como medio de pago tras la presentación de varias facturas, y permiten a quien los da garantizar que se hará el pago. Es una opción de pagar para las empresas, y una opción para garantizarse el cobro de otras, suponiendo ventajas interesantes para cada una de las partes, aunque siempre tiene el riesgo de que la empresa que adeuda no pague.

Son muchas las empresas necesitan el dinero antes de tiempo, sobre todo en el entorno actual, por lo que pueden acceder a los descuentos de pagarés, es decir, acceder al dinero mediante una operación de descuento que permite cobrar anticipadamente estos pagarés. Se puede hacer mediante un contrato en que el banco o entidad de descuento (existen muchas entidades privadas que se encargan de esta tarea), de manera que es esta entidad la que anticipa a la persona el importe de este crédito pecuniario  con la deducción de interés o porcentaje a cambio de la cesión del crédito, esto sería el descuento de pagarés.

Muchas entidades ofrecen este servicio prometiendo las mejores condiciones para conseguir alcanzar ofrecer este servicio, ofreciendo  las mejores condiciones de los pagarés en cartera de las PYMES o personas que los tienen. Así, se garantizan que las empresas realicen esta actividad con ellos.

Ventajas del descuento de pagarés

Algunas de las ventajas que ofrecen algunos de estos servicios de descuento de pagarés son: sin necesidad de firmar pólizas ni avales, sin riesgo bancario, con importe ilimitado, liquidez inmediata, sin impagados. Para ello tan sólo hay que tener pagarés válidos según las condiciones que hemos indicado que debe cumplir todo pagaré.

Es una técnica muy utilizada el descuento de pagarés en caso de que la empresa necesite liquidez inmediata, de manera que con ello puede acceder a efectivo, ya sea para comprar alguna maquinaria, favorecer el crecimiento, hacer alguna estrategia, pagar alguna deuda o lo que necesite. En ocasiones es necesario antes que tener que recurrir a otras opciones, ya que se accede a liquidez inmediata para lo que necesita sin complicaciones ni ninguna otra obligación, solamente aceptar el acuerdo al que se llegue. Es importante saber que la entidad bancaria o privada hará este descuento de pagarés en función de la capacidad económica del emisor del pagaré y los factores que considere necesario, garantizándose el cobro posterior. Una opción para las empresas que necesitan liquidez de manera inmediata, aunque siempre es mejor no tener que recurrir a ello si no es necesario.

Existen diversas diferencias entre que paguen con un pagaré a una sociedad consolidada a que lo paguen a una de nueva creación. Normalmente es mayor el riesgo que adoptan las nuevas, por su escasez habitual de capital.

Antes de aceptar el pagaré como forma de pago tiene que tener en cuenta muchos factores y haber hecho muchos números, para comprobar que realmente puede hacer frente a sus obligaciones (tributarias, con proveedores, trabajadores, suministros etc…) para no quedarse “colgado” como se suele decir, a la espera de cobrar un pagaré para poder pagar.

Sería una gran ventaja contar con una línea de descuentos en el caso de tener varios cobros por este método.Para los que desconozcan el termino, les explico que una línea de descuento es un producto financiero que consiste, en el anticipo de nuestros pagarés por parte de la entidad financiera con la que trabajamos. Suena muy bien, pero es necesario tener en cuenta los intereses que nos cobran así como las condiciones habituales que tienen los pagarés, detallo a continuación las más habituales:

· La línea de descuento tiene un importe máximo prefijado en el contrato con la entidad, que estipula el máximo montante que puede descontar en pagarés.

· Existe la posibilidad de que el banco solo acepte el descuento de pagarés sobre una empresa (o varias) en concreto, que quedarán igualmente detalladas en el contrato.

· Las líneas de descuento, llevan un interés que disminuye habitualmente con el riesgo que corren los que anticipan el capital, es decir, si el pagaré es a 90 días y usted lo descuenta el día 89 su costo será mucho mayor que descontándolo el día 25. Por esto se recomienda no adelantar pagarés de no ser necesario.

· Por último aclararle que su línea de descuento no se acaba, si no que cuando el pagaré anticipado llega a su vencimiento, el banco ingresa el dinero (menos los intereses) en esa cuenta del descuento y ya puede disponer de él para el siguiente pagaré.